Coca Cola Noruega: El 10 de febrero, la introducción de botellas no retornables costó 500 puestos de trabajo.

Coca-Cola Enterprises (CCE) anunció que ya no usarán sistemas de reciclaje para sus botellas de plástico, en lugar de ello, usaran envases descartables para embotellar los productos de Coca-Cola en Noruega.

El Sindicato NNN (Sindicato Noruego de Trabajadores de la Alimentación y afines), afiliado a la UITA y que representa a los trabajadores de Coca Cola en ese país, está muy decepcionado con la decisión tomada en Atlanta que traerá aparejado el despido de aproximadamente 500 trabajadores sindicalizados. Los representantes del sindicato llevaron adelante negociaciones con la empresa desde entonces y se opusieron radicalmente a esta reestructura.

La decisión de la compañía de utilizar envases descartables causa además de pérdida de varios puestos de trabajo en todo el país, mayor contaminación para el ambiente provocada por un aumento en la producción de nuevos plásticos, aunque sean botellas ecológicas (Plant-bottles). No existe un informe independiente hasta ahora que determine que estas botellas -que no pueden ser reutilizadas- son más amigables con el ambiente que aquellas que pueden serlo. Sin embargo NNN dispone de un nuevo informe que demuestra los beneficios ecológicos si se continúa utilizando botellas retornables.

Coca-Cola emplea a un número importante de trabajadores en Noruega y cerca de 500, están perdiendo sus puestos de trabajo en este momento en la planta de Oslo y depósitos en Brobekk, Lørenskog, Trondheim, Stokke, Bergen and Stavanger. El sindicato está preocupado porque especialmente en Brobekk, será un gran desafío conseguir nuevos empleos para aquellos que fueron despedidos.

Además, Coca-Cola Noruega deriva su distribución a las cadenas de supermercados, una decisión incomprensible. Este hecho muestra claramente la cínica lucha de poder que se libra entre los productores manufactureros y las cadenas de supermercados. Estas empresas se ven forzadas a entregar cada vez más productos a los supermercados. Los empleos y el ambiente significan poco para The Coca Cola Company.

El NNN enfatiza que distribuir la marca más importante del mundo junto con papel higiénico, detergentes y otros productos de limpieza del hogar, perjudicará su reputación de marketing de primer nivel.

El presidente del NNN Jan Egil Pedersen pidió a las cadenas de supermercados que han acordado esto con Coca-Cola, que se responsabilicen por los 500 trabajadores -la mayoría miembros de familias de inmigrantes- que serán despedidos.

Si las cadenas de supermercados continúan rivalizando e intentando dominar la distribución para perjudicar a los productores manufactureros, a largo plazo esto resultará en un incremento en el precio de alimentos y bebidas en el país.

El representante del sindicato de Coca Cola, Jan Vidar Hansen manifestó que el NNN y los representantes de los trabajadores que integran la directiva votaron en contra de la reestructura en el sistema de embotellado. La directiva del sindicato cree que CCE debió interceder por aquellos trabajadores que se quedaron sin empleo. El objetivo de NNN ahora brindar asistencia a aquellos que resultaron afectados.

El Sindicato está exigiendo además que el gobierno considere incrementar los impuestos a los envases descartables.

En representación del NNN y de los trabajadores de Coca-Cola Noruega, pedimos a los miembros de la Coca-Cola Alliance que expresen su apoyo enviando mensajes solidarios.

Por favor enviar su mensaje a jahansen@cokecce.com con copia a burcu.ayan@iuf.org.

Carta de solidaridad de ejemplo:

Estimados miembros del NNN y trabajadores de Coca-Cola en Noruega.

En nombre de mi organización y los 2,6 millones de afiliados a la UITA de todo el mundo, saludo su resistencia y lucha para mantener los puestos de trabajo en Coca-Cola Noruega.

La decisión de la gerencia de Coca-Cola Enterprises resulta un ataque lamentable a sus trabajos y sustento, al cambiar el sistema de embotellado, hecho que resultó en un excedente de trabajadores, los mismos que han contribuido con las ganancias de esta compañía durante muchos años.

El proceso de consulta entre el NNN, afiliado a la UITA, con la compañía continúa y está sujeto a acuerdos de confidencialidad que, ante una violación de los mismos, podrían causarle a los representantes del sindicato millones de dólares en demandas. La inclusión de este acuerdo en la negociación, representa solo los intereses de los empleadores, son un insulto y se agrega a los daños causados. El NNN, mantiene una enérgica resistencia a esta reestructura y ha señalado muchas consecuencias potenciales que al parecer no han sido tomadas en cuenta apropiadamente.

Es completamente inaceptable que una compañía que suma cientos de millones de euros en ganancias y se considera a si misma "socialmente responsable", una compañía que ha prometido muchas veces que el bienestar de la comunidad y sus trabajadores es una de las prioridades de su negocio, simplemente se deshaga de ellos de la misma manera que lo hace con las botellas descartables que produce.

CCE debe revertir su decisión. Debe acceder a negociar con seriedad con el NNN para mantener los puestos de trabajo en los centros de distribución, ventas y producir botellas retornables en Noruega, hecho que además sería favorable para el ambiente. Una gerencia que se gana su nombre debe encontrar otras soluciones para mantener la producción sin perder puestos de trabajo en lugar de abandonar la compañía antes de la implementación de un nuevo sistema.

En nombre de mi organización y los afiliados de la UITA organizados en los centros operativos de Coca-Cola, les aseguro que vamos a apoyar su justa resistencia mientras estén luchando. No están caminando solos.


En solidaridad,

Choose your language:

Login

Fight outsourcing and job destruction!