IUF logo; clicking here returns you to the home page.
UITA
Unificando los trabajadores agroalimentarios y de hostelería en todo el mundo


Gerencia/Contratistas de Unilever Lipton instigan violentos ataques contra miembros del Comité de Acción de Khanewal

Incluido en el sitio web de la UITA el 09-Sep-2009

Comparte este artículo con otras personas interesadas

photo

Última noticia de Casual-T: Miembro del Comité de Acción de Khanewal, Abdul Aziz, hospitalizado tras ataque de familiares de contratistas de mano de obra de Unilever

Enfrentados con la posibilidad de perder los contratos altamente lucrativos de provisión de mano de obra que han apuntalado el régimen de puestos descartables de trabajo en la fábrica de té Lipton de Unilever Pakistán durante dos décadas, los contratistas actúan en connivencia con la gerencia de la fábrica a fin de instigar violentos ataques contra los trabajadores que hacen campaña por el derecho a empleos directos y permanentes. Las provocaciones sobrevienen al llamado público del Punto Nacional de Contacto de la OCDE en el RU en favor de conversaciones, bajo la mediación gubernamental, con el objeto de alcanzar una solución negociada a la queja de la UITA ante la OCDE respecto a que la utilización de trabajo eventual en gran escala por parte de Unilever en Khanewal viola las Directivas de la OCDE para Empresas Multinacionales.

Durante el horario nocturno del 31 de agosto, tres trabajadores resultaron heridos cuando familiares de Riaz Ahmad & Brothers, uno de los principales contratistas de mano de obra en Unilever Khanewal, organizó un violento ataque contra los miembros del Comité de Acción. Abdul Aziz fue hospitalizado a raíz de experimentar lesiones en la cabeza y Shahzad Kaleem sufrió fractura de pulgar, en tanto que Khizr Hayat escapó con lesiones menores.

Este violento ataque contra miembros del Comité de Acción sucede en el contexto de un incremento súbito de nuevas contrataciones por parte de los contratistas en connivencia con la gerencia de la fábrica Lipton, que tuvo lugar a comienzos del año. Cuando Unilever se vio presionada por la campaña mundial Casual-T, la gerencia de la fábrica instó a los contratistas a emplear el mayor número posible de sus familiares con la finalidad de crear un grupo de trabajadores opuestos a la campaña.

Este súbito aumento de nuevos trabajadores reclutados de los pueblos de origen y las amplias familias de los contratistas tuvo dos consecuencias inmediatas:

En primer término, permitió a la gerencia tomar represalias contra los miembros del Comité de Acción, reduciendo sus días laborales y reasignando tareas a los nuevos trabajadores contratados. A medida que se intensificó la competencia por los días laborales, se aplicó una flagrante discriminación en la asignación de trabajo e incluso en las tasas salariales en favor de los nuevos contratados (documentado en la 5ª parte de la serie 'Trabajando en Lipton Casual-T' en nuestro sitio). Esta represalia acarrea a los trabajadores que luchan por el derecho de la seguridad laboral a una mayor pobreza, endeudamiento e inseguridad.

En segundo lugar, al crear un grupo de trabajadores recién contratados cuyos intereses están estrechamente alineados con los contratistas, la gerencia podría defender el régimen de empleos descartables que mantiene a más del 90% del personal en perpetua inseguridad.

Este fue el contexto en el marco del cual la UITA
advirtió públicamente el 16 de junio
que “se están contratando nuevos asalariados eventuales, conforme Unilever deliberadamente fomenta divisiones mediante una redoblada competencia por míseros salarios, quizás deseando fomentar un incidente violento que serviría como pretexto para un ataque frontal contra el Comité de Acción….”

La provocación del 31 de agosto es precisamente la clase de incidente violento que la gerencia estuvo urdiendo cuidadosamente en la fábrica de Casual-T. El Comité de Acción instó enfáticamente a sus miembros a abstenerse de responder a toda provocación. No obstante, a medida que la situación se deteriora y las emociones se acrecientan, con la persistente discriminación contra los miembros del Comité de Acción y las progresivas tensiones entre los dos grupos de trabajadores, la situación es potencialmente explosiva. La gerencia de Unilever, en confabulación con los contratistas, está combatiendo desesperadamente para mantener un sistema lucrativo basado en la discriminación y la pobreza, al provocar y desacreditar al Comité de Acción para evitar el cambio mediante la negociación.

La UITA sostiene que Unilever es directamente responsable por la violencia en la fábrica de té Lipton en Khanewal.

PULSE AQUÍ PARA ENVIAR UN MENSAJE A UNILEVER – ¡PIDA A LA GERENCIA CORPORATIVA QUE ABANDONE LA PROVOCIACIÓN E INICIE LAS NEGOCIACIONES!




Los esclavos construyeron las pirámides – ¡Los trabajadores eventuales de Unilever fabrican la riesgosa pirámide del té!

Las marcas son lo principal de nuestra empresa. Es a través de las marcas que nos comprometemos y cultivamos las relaciones con nuestros consumidores y comunidades; y así podemos lograr la superación social y el fortalecimiento

Informe Social de Unilever Pakistán del 2008


www.casualtea.org