IUF logo; clicking here returns you to the home page.
UITA
Unificando los trabajadores agroalimentarios y de hostelería en todo el mundo


‘Nespressure’ nuevamente en Nestlé Rusia: La compañía castiga trabajadores y trabajadoras sindicales con despidos, discriminación y recortes salariales

Incluido en el sitio web de la UITA el 22-Feb-2010

Comparte este artículo con otras personas interesadas

photo



Los Principios Comerciales Empresariales de Nestlé afirman que sus prácticas de negocios están "destinadas" a "establecer un diálogo constructivo con las organizaciones sindicales”. De hecho, tienen pocas opciones – si quieren respetar los Convenios y tratados internacionales que consagran esta obligación en la jurisprudencia universal de los derechos humanos.

En el 2008 – después de un año de lucha – la gerencia de Nestlé aceptó que la organización sindical que representa a trabajadores/as de Kit-Kat en la ciudad rusa de Perm podría negociar los salarios que habían sido declarados "secreto comercial" por la gerencia. Menos de dos años después, ‘Nespressure’ – exprimiendo a los trabajadores/as y suprimiendo derechos – se aplica nuevamente en Nestlé Rusia.

En noviembre del 2009, trabajadores/as de Nestlé Aguas Direct en Domodedovo, a 30 kilómetros de Moscú, se reunieron para abordar el problema del deterioro del salario real y de las condiciones de trabajo. La subsidiaria de Nestlé en Domodedovo embotella y distribuye agua Pura Vida a hogares y oficinas. El volumen de trabajo aumentó considerablemente para los conductores después que en el 2008 se cerró una de las tres terminales de distribución de la compañía en la región de Moscú (incrementando la presión sobre los restantes conductores). Los conductores cobran de acuerdo una tarifa al destajo/sistema de primas. Se requieren días laborables de 12 horas o más para alcanzar un nivel razonable de jornal. El año pasado se disminuyó un 50% el número de expedidores mediante una acción de reducción de gastos, la cual aumentó drásticamente la carga de trabajo de los sobrevivientes. Es así que los conductores, a quienes se sumaron los expedidores, formaron una organización sindical y el 17 de noviembre obtuvieron personería jurídica al asociarse a la federación de empleados comerciales y de servicios de toda Rusia, ‘Solidarnost’.

Inmediatamente la gerencia comenzó a hostigar al presidente del sindicato y a interferir en su acceso a los miembros. Los conductores fueron reasignados para trabajar como estibadores, eliminando la prima de los conductores, o asignados a vehículos más pequeños, imposibilitando que alcanzaran la cuota de bonificación aún con 15 a 16 horas de trabajo. Los conductores que se afiliaron al sindicato experimentaron un recorte salarial de hasta 40%.

No hubo respuesta a las comunicaciones sindicales dirigidas a la gerencia, respaldadas por el Consejo Coordinador Sindical de Nestlé en toda Rusia, solicitando negociaciones para determinar los horarios de trabajo, las horas extraordinarias y el pago de primas, como también el cese de las hostilidades antisindicales.



El 24 de enero, haciendo frente a una temperatura de -20 grados centígrados, los efectivos sindicales manifestaron en favor de sus derechos ante las oficinas centrales de Nestlé en Moscú.

El 27 de enero, el vicepresidente del sindicato, Sergei Strykov, fue sumariamente despedido. Aunque Strykov tenía un historial perfecto de trabajo, ¡fue acusado de perjudicar financieramente a la compañía al vender regularmente las botellas extras que previamente se había estimulado y compensado a los conductores para que las vendieran! En una reunión con los jefes, se le comunicó al militante sindical Strykov que podría cobrar las horas extraordinarias que se le adeudaban a cambio de "renunciar por mutuo consentimiento" con la gerencia.

Strykov integra un grupo de trabajadores/as que entabló un juicio legal contra la compañía el 21 de enero para recuperar el pago pendiente de horas extraordinarias de trabajo – en el caso de Strykov, dinero adeudado desde enero del 2006.

Cuando se rehusó a "renunciar", fue despedido y se le ordenó que inmediatamente entregara su uniforme de la compañía – camisa, saco, sombrero y zapatos – ¡en un clima bajo cero!

Los trabajadores/as de Nestlé Domodedovo no se han intimidado por el brutal despido del vicepresidente de su sindicato. Los efectivos sindicales y sus defensores coordinaron otra demostración frente a las puertas de la fábrica el 5 de febrero.



¡Nestlé – acabar con las presiones sobre el sindicato!

El sindicato exige la reincorporación del vicepresidente Sergei Strykov; que todos los efectivos sindicales sean reintegrados a sus anteriores tareas de trabajo; un cese a toda discriminación antisindical mediante tarifas, primas y asignación de tareas; y negociaciones entre la gerencia y la organización sindical sobre condiciones laborales y el pago de horas extraordinarias.

Usted puede apoyar sus reclamos – pulse aquí para enviar un mensaje al Director de Recursos Humanos de Nestlé Rusia y a la dirección corporativa en Suiza. ¡Basta de Nespressure!