Home

Trabajadores de Unilever Assam a la espera de sus derechos: van 5 años y contando

1 June 2012 News
Versión para impresora

¿Cuánto tiempo hace falta para que Unilever –la compañía cuyos Principios Comerciales y Códigos para Proveedores “abarcan nuestro compromiso con la dignidad humana y derechos laborales de nuestros empleados y proveedores”– cumpla un acuerdo sobre derechos sindicales fundamentales con un grupo de trabajadores/as de sus muy redituables operaciones indias? Los trabajadores y trabajadoras de la fábrica de la compañía en el estado de Assam están haciendo esa pregunta y sacuden la cabeza.

El 15 de julio del 2007, un conflicto debido a la violación de una disposición del convenio colectivo condujo al paro forzoso de los 700 miembros del sindicato Hindustan Lever Workers’ Union. La condición de la empresa para finalizar el paro patronal era la disolución del sindicato legítimo y que todos los trabajadores transfirieran su afiliación a una organización improvisada de modo apresurado denominada Hindustan Unilever Democratic Workers Union (HUSS). A estos efectos, los trabajadores/as fueron obligados, el 3 de setiembre, a firmar formularios como condición para volver al trabajo. Poco después de esto se registró ante las autoridades locales un convenio colectivo firmado por la empresa con la organización que había creado.

En octubre del 2007, la UITA presentó una denuncia sobre estas prácticas antisindicales ante el Punto Nacional de Contacto del RU responsable de las Directivas OCDE sobre Empresas Multinacionales. En julio del 2010, Unilever y la UITA acordaron en un ministerio del RU, un procedimiento que permitiera a los trabajadores/as elegir su representación sindical, bajo la supervisión de una tercera parte elegida de manera consensuada. El acuerdo está publicado en el sitio web del Punto Nacional de Contacto del RU.

Unilever no ha implementado este acuerdo –casi dos años después que fuera firmado– y el sindicato que patrocina está preparándose para firmar un nuevo contrato con la empresa y negociar por otros cinco años, violando el derecho de los trabajadores/as de Assam a elegir libremente el sindicato al que desean pertenecer.

El compromiso de Unilever con los acuerdos que firma parece ser infinitamente flexible, y ni que hablar de su compromiso a garantizar la dignidad y derechos de sus empleados. ¡Comprador, cuidado!