Home

Paraísos fiscales engordan a los ricos en tanto las medidas de austeridad causan estragos en el resto

25 July 2012 Editorial
Versión para impresora

Los líderes del G20 prometieron clausurar los paraísos fiscales en su cumbre de la crisis en abril del 2009, pero un nuevo estudio los muestra florecientes como nunca antes.

Mientras se dice a los trabajadores y trabajadoras que se ajusten los cinturones y las pensiones y los servicios públicos son brutalmente rebajados, los inversores más ricos del mundo han escondido hasta USD 32 billones – el equivalente al 45% del PBI mundial, la producción mundial anual de bienes y servicios – de las autoridades fiscales de sus países.

El Precio de los Paraísos Fiscales re-examinado, un estudio de la Red de Justicia Fiscal, (sólo en inglés) basado en la cuidadosa selección de información proveniente del Banco de Pagos Internacionales y del FMI, excluye los activos no financieros incluso inmuebles que elevarían aún más el alcance del crimen. “Estos capitales en el extranjero son suficientemente grandes como para causar un gran impacto en las estimaciones de la desigualdad de la riqueza y los ingresos; en los cálculos de ingresos nacionales y coeficientes de deuda; y – de mayor importancia aún – a tener efectos negativos muy importantes en las bases fiscales nacionales de los países de origen" - concluye el autor.

La mitad de este cúmulo de riqueza no gravado están bajo el dominio de apenas 92.000 personas, es decir el 0,001% de la población mundial; en el lenguaje del movimiento Occupy, nosotros somos el 99,999 por ciento.

La discusión en favor de la erradicación de los paraísos fiscales en el extranjero ha desaparecido del debate público, en gran medida, desde que Gordon Brown los declarara en vías de extinción y la OCDE, obedientemente, presentara un documento corroborando esta absurda declaración. La austeridad es digerida con más facilidad cuando puede afirmarse que en realidad no hay dinero. Es hora de poner el tema y el dinero en el centro del debate público otra vez. Y complementar este estudio con un nuevo análisis respecto a cuántos activos imponibles las compañías transnacionales ocultan a las autoridades públicas en la actualidad, mediante la utilización de precios de transferencia y otros trucos contables.