Sheraton de Bruselas: mientras el hotel se renueva, los trabajadores y trabajadoras son tratados como chatarra

24 January 2017 News
Versión para impresora

SheratonBrussels2

Doscientos trabajadores y trabajadoras del hotel Sheraton de Bruselas, Bélgica, pagan el precio de un conflicto entre el propietario, el grupo inmobiliario británico International Real Estate Ltd, y Starwood, comprado recientemente por Marriott. El propietario del hotel y Starwood, que gestionaba el establecimiento,  no se ponían de acuerdo sobre quién tenía que pagar la renovación y el retiro del amianto.

El hotel fue construido a principios de los años 70 y su renovación costaría unos 50 millones de euros. Cuando Starwood y el propietario no renegociaron el contrato de gestión, la dirección del hotel simplemente se fue. Después de algunos días de funcionar autogestionado, el 12 de diciembre el Sheraton de Bruselas fue declarado oficialmente en quiebra y 200 trabajadores y trabajadoras quedaron sin trabajo.

Si la renovación posterior a la quiebra demora más de los 6 meses de protección laboral prevista por la ley, el hotel no tendrá que volver a contratar al personal actual y contratará nuevo personal en condiciones inferiores. Actualmente, doscientos trabajadores y trabajadoras se encuentran desempleados, mientras que una rica empresa inmobiliaria se presentó a la quiebra con el fin de reabrir el mismo hotel después de las renovaciones.

La UITA apoya a sus afiliadas belgas FGTB-Horval, ACV-CSC y ACLVB-CGSLB para presionar al propietario del Sheraton de Bruselas y crear espacio para que los sindicatos negocien un convenio que garantice el re-empleo de las trabajadoras y los trabajadores cuando el hotel vuelva a abrir y mantenga las condiciones de empleo según el anterior convenio colectivo.