Home

El gobierno argelino intensifica su guerra contra los sindicatos independientes

26 June 2018 News
Versión para impresora

El gobierno de Argelia está intensificando su guerra contra los derechos laborales y los sindicatos independientes tras un crítico informe emitido por la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT en la Conferencia Internacional del Trabajo de este año. Los sindicatos independientes se enfrentan a una nueva ola de represión y han sido atacados personal y vilmente por el Ministro de Trabajo, que también ha amenazado con retirar a Argelia de la OIT.

El año pasado, el Comité recomendó que una misión de la OIT visitara Argelia para investigar la situación de los sindicatos independientes en el contexto de la larga historia de violaciones gubernamentales del Convenio 87 sobre libertad sindical. La misión planeada tuvo que ser cancelada en febrero de este año cuando el gobierno se negó a incluir reuniones con sindicatos independientes como parte de la misión. En su informe de este año, la OIT expresó su preocupación constante por "la persistencia de restricciones al derecho de los trabajadores de constituir las organizaciones, federaciones y confederaciones sindicales que estimen convenientes y de afiliarse a las mismas" e instó al gobierno a que "acepte sin demora, y antes de la próxima reunión de la Comisión de Expertos, una misión de alto nivel de la OIT sin restricciones".

AlgeriaENGHablando en una conferencia de prensa del gobierno el 12 de junio, el ministro atacó por nombre Rachid Maalaoui, presidente del sindicato del sector público SNAPAP y Raouf Mellal, presidente del sindicato de electricidad SNATEG, por fomentar una campaña de la OIT contra la soberanía argelina en un intento de socavar la "estabilidad" del país. Mellal, quien ya fue sentenciado a 18 meses de prisión y multas punitivas por denunciar la corrupción y defender a una víctima de acoso sexual, se enfrenta a otra ronda de procesamiento por cargos nuevos y espurios. El gobierno ha intentado persistentemente disolver el SNATEG ilegalmente, y la Confederación General Autónoma de Trabajadores de Argelia (CGATA) ha estado esperando en vano  desde 2013 el reconocimiento legal formal, un procedimiento que según la ley no lleva más de 30 días. Han sido despedidos cientos de miembros, dirigentes y activistas sindicales de sus empleos, las oficinas del sindicato han sido cerradas y las manifestaciones sindicales han sido atacadas brutalmente por la policía.

SNAPAP y SNATEG son afiliados de la UITA.