Home

El jurado encuentra a Monsanto culpable de ocultar los riesgos de glifosato en histórico juicio de California

21 August 2018 News
Versión para impresora

El jurado Dewayne Johnson c. Monsanto Co. concluyó que la empresa es culpable de ocultar los peligros del glifosato, el herbicida más ampliamente aplicado en el mundo y condenó que se pagaran daños y perjuicios por un total de 289 millones de dólares al jardinero enfermo.

El veredicto sin precedentes emitido el 10 de agosto por el jurado de San Francisco, California, tendrá un gran peso en los más de 4.000 casos similares ya presentados en Estados Unidos que alegan un vínculo entre el glifosato y el cáncer linfoma no Hodgkin.

Monsanto, como era de esperar, ha anunciado que apelará. Antes de que Bayer adquiriera Monsanto, la compañía había reservado 258 millones de dólares para litigios; Bayer tenía un fondo de 447 millones de dólares.

A partir de la cantidad sustancial de documentos internos de la compañía, que se hicieron públicos por primera vez como parte del proceso de prueba, el jurado determinó que Monsanto sabía de los posibles riesgos para la salud asociados con la exposición al glifosato pero actuó con "dolo o prepotencia" al no advertir al público. Los textos de la compañía documentan en forma abundante una campaña prolongada de Monsanto para desacreditar la investigación independiente, apoderarse de organismos reguladores y desfinanciar al Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IACR por su sigla en inglés) de la Organización Mundial de la Salud.

El vicepresidente de Monsanto, Scott Partridge, denunció el veredicto y atacó al IARC como "corrupto" porque "no realiza pruebas, no hace análisis, no tiene laboratorios", el mismo procedimiento seguido por los organismos reguladores en los que Monsanto intentó incidir constantemente durante décadas, que se basan en investigaciones financiadas por la industria. En noviembre de 2015, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria dio al glifosato una recomendación positiva para la reautorización, e incluso propuso aumentar los niveles de exposición permisibles, basándose en fuentes que se negó a divulgar.

En su testimonio en el juicio, Johnson dijo al tribunal que "nunca hubiera fumigado con ese producto en el predio escolar o alrededor de personas de haber sabido que podría causarles daño. No es ético. Está mal."