Home

Amnistía Internacional, los sindicatos protestan contra la última persecución de activistas de derechos laborales en Irán

12 February 2019 News
Versión para impresora

Sindicatos del Reino Unido e internacionales se unieron a Amnistía Internacional en una manifestación en la embajada iraní en Londres el 29 de enero para exigir la libertad de dos activistas de derechos laborales presos. Esmail Bakhshi, que trabaja en el complejo azucarero Haft Tapeh en Shush, y Sepideh Gholian fueron arrestados en noviembre después de haber participado en protestas para exigir el pago de salarios atrasados  adeudados a los trabajadores de Haft Tapeh (en inglés) durante muchos meses.

Después de liberados bajo fianza en diciembre, ambos denunciaron públicamente graves abusos físicos y psicológicos a manos de la policía de seguridad y funcionarios del ministerio de inteligencia. A los dos los volvieron a llevar presos el 20 de enero, un día después de emitir en la televisión estatal presuntas "confesiones" de que habían conspirado contra la seguridad nacional, confesiones que ellos indicaron que se obtuvieron bajo coacción.

El trabajador retirado de Haft Tapeh, Ali Nejati, quien estuvo en prisión por su activismo militante, también fue arrestado en noviembre y también acusado de conspirar con grupos en el extranjero para socavar la seguridad nacional.

El 24 de enero, la UITA escribió al gobierno iraní para exigir la liberación incondicional y respeto por el derecho de los trabajadores de Haft Tapeh a elegir a representantes laborales libres de interferencias gubernamentales y de la dirección, recordando al régimen que "si se ha obligado a los trabajadores de Haft Tapeh desde hace muchos años a celebrar huelgas y protestas para exigir sus salarios y representación efectiva en el lugar de trabajo, y si su lucha ha llamado la atención en el país y en el extranjero, no tiene nada que ver con maquinaciones políticas dentro o fuera de Irán. Se debe enteramente a que los trabajadores y sus familias padecen hambre crónica y que la dirección y las autoridades políticas violan sistemáticamente su acceso a los derechos fundamentales. Los trabajadores no han cobrado su salario en los últimos meses y muchos de los contratados en Haft Tapeh sufren una severa discriminación en los términos y condiciones laborales e inseguridad crónica".

PULSE AQUÍ para firmar la petición de Amnistía Internacional (en inglés).

La represión continúa. El 29 de enero, Parvin Mohammadi y Jafar Azimzadeh, defensores desde hace mucho de los derechos laborales de los Sindicatos Libres de Irán, fueron arrestados cuando agentes de seguridad irrumpieron en sus domicilios y confiscaron sus computadoras portátiles y objetos personales. Mohammadi, ex trabajador metalúrgico, había publicado una carta abierta de condena a los arrestos de trabajadores metalúrgicos en huelga en Ahvaz y exigiendo el pago del salario y  lo adeudado a la seguridad social. Azimzadeh ha estado preso en reiteradas oportunidades y en 2016 realizó una huelga de hambre de 63 días para ser liberado de una sentencia de seis años de prisión por delitos contra la "seguridad nacional".