Home

Día Mundial de la Alimentación 2009

21 October 2009 News
Versión para impresora

El trabajo decente es fundamental para la seguridad alimentaria

Para destacar el Día Mundial de la Alimentación, 2009, la UITA exhortó a todas las agencias de la ONU y organizaciones intergubernamentales que trabajan sobre seguridad alimentaria a garantizar que el trabajo decente en la agricultura sea fundamental para el desarrollo de estrategias que garanticen la seguridad alimentaria mundial y los derechos alimentarios para todos.

El secretario general Ron Oswald comentó, "Con demasiada frecuencia se pasa por alto la contribución de los trabajadores agrícolas asalariados. Las instituciones de la ONU como la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) consideran sólo el papel y las necesidades de los pequeños productores agrícolas, pero esto es insuficiente. Casi la mitad de la fuerza laboral en la agricultura son empleados – ya sea de manera eventual, zafral o precaria– pero existe un empleador. A pesar de la contribución que realizan a la alimentación del mundo, esta fuerza laboral a menudo se encuentra entre la que tiene una situación alimentaria más insegura y peores condiciones laborales. Afianzar su seguridad alimentaria logrando se garantice la implementación de los derechos humanos fundamentales, como el derecho a pertenecer y estar representados por un sindicato, debe convertirse en una plataforma central de las soluciones que terminen con la crisis alimentaria mundial. Estos trabajadores podrán entonces contribuir a satisfacer la necesidad de alimentos del mundo y también serán capaces de alimentarse a sí mismos y a sus familias."

La Coordinadora del GPTA hablando en un simposio del gobierno suizo sobre agricultura y seguridad alimentaria señaló que, con salarios de USD 1 por día, para muchos trabajadores de plantaciones, la seguridad alimentaria familiar resultaba imposible.

En la reunión sectorial de la alimentación y la bebida de la región Asia/Pacífico (Bangkok, 15 de octubre) las afiliadas también emitieron un fuerte reclamo a colocar los derechos sindicales en el centro de los planes para hacer retroceder la creciente marea del hambre mundial. Una resolución adoptada por el taller decía: Sin una clara capacidad para que los trabajadores accedan al derecho a los alimentos, existen pocas posibilidades de que el problema global del hambre cambie de manera fundamental. Este es el motivo por el cual los gobiernos o las compañías que impiden a los trabajadores organizarse en sindicatos independientes que protejan sus derechos e intereses, contribuyen al firme establecimiento del hambre a nivel mundial. Lograr una seguridad alimentaria exitosa a largo plazo, sólo puede hacerse, en ultimo término, a través de derechos alimentarios y sindicatos de trabajadores de la alimentación".

El mismo mensaje fue expresado por las afiliadas que participaron en eventos nacionales a fin de poner de relieve el Día Mundial de la Alimentación. Martin Siecker de FNV-Bondgenoten señaló que, los bajos salarios y el trabajo precario significan que aquellos trabajadores que alimentan al mundo son los que poseen menos recursos para alimentarse a sí mismos y a sus familias".