Home

Taller sobre cambio climático: el empleo seguro y estable requiere medidas contra el calentamiento global

17 May 2019 News
Versión para impresora

El papel y la responsabilidad de los sindicatos en agricultura, carne y productos lácteos frente al calentamiento global fue el tema tratado por las y los participantes de 18 países en el taller sobre cambio climático de la UITA organizado por  UFCW de Norteamérica en Omaha, Nebraska, los días 6 y 7 de mayo. Estos sectores de actividad se encuentran entre los principales factores que impulsan el cambio climático, y los trabajadores y trabajadoras se encuentran frente a grandes desafíos para los cimientos de la producción y el futuro del empleo.

Los participantes y las participantes reconocieron que se necesita reducir mucho las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para asegurar empleos sustentables en la agricultura, la producción de carne y de lácteos, y que los sindicatos tienen que empezar a organizarse para forjar una transición en la producción sustentable que asegure derechos, medios de vida y comunidades sustentables. El taller se centró en la contribución de la producción ganadera intensiva al cambio climático. La agricultura contribuye con 40% de la totalidad de las emisiones y la producción cárnica y láctea son los principales factores que impulsan ese cambio dentro de la agricultura. El monocultivo intensivo, la sobreproducción subvencionada, la dependencia de fertilizantes derivados del petróleo y plaguicidas peligrosos, y los acuerdos de comercio e inversión que sirven a los intereses de las agroindustrias corporativas constituyen los cimientos de un sistema que priva a trabajadoras y trabajadores agrícolas de sus derechos básicos y condena a millones a la pobreza. Pero este sistema social y ambientalmente destructivo genera puestos de trabajo para  miembros sindicales en el procesamiento de carne y productos lácteos.

Los y las participantes en el taller estuvieron de acuerdo en que se necesita negociar nuevos empleos y cambiar los métodos de producción para garantizar los derechos e intereses de los trabajadores y trabajadoras de la carne y de lácteos en el futuro. Ello requiere crear recursos de formación y comunicación para las afiliadas y sus miembros y generar demandas de negociación colectiva para una transición justa hacia empleos razonables desde el punto de vista climático.

Se va a integrar una política climática de la UITA al trabajo en curso para defender la democracia, el derecho a la alimentación y los derechos laborales básicos. La UITA identificará aliados en la lucha por una producción que respete el clima y se esforzará por trabajar con el creciente movimiento de jóvenes que exigen un mundo justo y sustentable.

Se planea trabajar también en otros sectores de la UITA con el objetivo de lograr una política y un programa climáticos concordantes y coherentes.