Home

Personal de ventas de Nestlé en toda Rusia fue confinado en salones y forzado a renunciar a su empleo

12 July 2019 News
Versión para impresora

Nestlé, la gigante de la alimentación se promueve a sí misma, cada vez más, como una “compañía de bienestar”. No obstante, la situación actual de respeto por los derechos de sus empleados y empleadas dista mucho de estar bien.

El 14 de mayo, todo el personal del sector ventas de Nestlé Rusia –casi 300 personas‒ fue invitado a los centros regionales de la empresa en 10 ciudades de Rusia con el pretexto de “discutir los resultados comerciales”. Las puertas de las salas donde se encontraba reunido todo el personal de ventas fueron cerradas y se apostaron guardias de seguridad en las salidas. Se dijo que se iban a tercerizar todos los trabajos y se les dieron dos opciones: firmar una notificación donde  aceptaban que su trabajo desaparecería en algunos meses, en general antes del 31 de agosto de 2019, o renunciar de inmediato "por acuerdo de partes". No se permitió al personal salir del recinto –ni siquiera para utilizar el baño‒ hasta que firmaran. Se les prohibió realizar llamadas telefónicas, enviar mensajes de texto y tomar fotos. Ante la entrada de cada centro, había una ambulancia de emergencia en vigilancia permanente.

Desde noviembre de 2018, el sindicato del personal de ventas, miembro de AIWUR, afiliada a la UITA, intentaba negociar con la dirección de Nestlé a causa de los rumores sobre una inminente reestructura. Las gerencias se negaron a negociar y afirmaron que no se proyectaban reducciones en la fuerza de ventas.

Entre las personas que enfrentan despido se encuentran empleados y empleadas que mantienen familias numerosas, mujeres embarazadas, padres y madres jóvenes, personas discapacitadas o con hijos o hijas con discapacidades y un paciente oncológico, todos los cuales cuentan con protección jurídica contra el despido.

El sindicato, con el apoyo de la UITA, exige que la compañía cancele inmediata e incondicionalmente todas las medidas llevadas a cabo en relación con la reestructura que se basa en renuncias forzadas. Las firmas obtenidas bajo coacción deben considerarse nulas y sin efecto, y la compañía debe emitir una disculpa formal e iniciar una negociación de buena fe con el sindicato.

Los miembros sindicales han estado realizando piquetes y manifestando ante las oficinas e instalaciones de Nestlé en toda Rusia. Abajo en la foto en la sede de la compañía en Moscú. Las conversaciones entre el sindicato y la dirección empresarial en Rusia no han podido resolver los temas básicos.
  

Piquete sindical ante la sede de Nestlé en Moscú, Rusia