Home

Estados Unidos: UFCW presenta una demanda para impedir que el gobierno consiga acelerar las líneas de procesamiento

14 October 2019 News
Versión para impresora

UFCW, que representa a 30.000 trabajadores y trabajadoras en las plantas de procesamiento de carne porcina en Estados Unidos, presentó una demanda federal para bloquear una nueva norma del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), que elimina todas las restricciones a la velocidad de las líneas de procesamiento de carne porcina al tiempo que reduce la cantidad de inspectores de seguridad alimentaria del gobierno en esas líneas y transfiere esas fundamentales funciones de inspección a las empresas. Está previsto que esa norma entre en vigencia el 2 de diciembre.

La normativa actual establece un máximo de 1.106 cerdos por hora, menos de uno cada cuatro segundos. Cuando el USDA presentó la norma propuesta de "Modernización de la inspección de faena de cerdos" en enero de 2018, una de las justificaciones que dio fue que "las inspecciones tradicionales limitan la velocidad de las líneas".

UFCW, grupos de defensa de los consumidores y de la seguridad de los alimentos presentaron muchas pruebas al USDA donde se subrayan los riesgos para la salud y seguridad de trabajadores, trabajadoras, consumidoras y consumidores. Solo en mayo de 2018, más de 6.500 afiliados y afiliadas de UFCW de este sector formularon observaciones sobre la norma propuesta, que se estima generará una ganancia excepcional de 3,8 millones de dólares de ahorro anual en grandes plantas. El USDA hizo caso omiso de las observaciones de salud y seguridad, ya que sostiene que considerar aspectos de seguridad no está dentro de sus competencias. Los índices de lesiones en los trabajadores y trabajadoras donde se empaca carne con la actual velocidad de las líneas son 2.4 veces superiores a otras industrias; las tasas de enfermedad son 17 veces mayores.

“Aumentar la velocidad de las líneas de plantas de carne porcina no solo es un obsequio imprudente a gigantes compañías, sino que pondrá en peligro a miles de trabajadoras y trabajadores", declaró el Presidente de UFCW Internacional Marc Perrone. "Esta nueva norma también debilitaría en forma trágica la esencial protección de la que dependen los habitantes de Estados Unidos para poder elegir alimentos seguros y saludables para alimentar a sus familias todos los días".