Home

Los trabajadores y trabajadoras de Coca-Cola que luchan por sus derechos en Haití, Indonesia, Irlanda y Estados Unidos aún necesitan su apoyo

7 November 2019 Urgent Action
Versión para impresora

Coca-Cola sigue violando los derechos fundamentales de trabajadoras y trabajadores en Haití, Indonesia, Irlanda y Estados Unidos. PULSE AQUÍ para obtener más información y enviar un mensaje al Director Ejecutivo y Presidente de Coca-Cola, James Quincey.

 

En Haití, la embotelladora de Coca-Cola La Brasserie de la Couronne sigue negando sistemáticamente el derecho a formar un sindicato y a la representación de SYTBRACOUR (Se puede leer más aquí, en inglés).

Haití es un lugar peligroso para vivir y trabajar. Las empresas, como mínimo, tendrían que estar alertas a esta situación y ejercer máxima diligencia debida. En julio de 2019, un camionero de Coca-Cola recibió un disparo mientras trabajaba en su vehículo. Coca-Cola Company no ha realizado una verdadera investigación independiente de este homicidio, sino que optó por confiar en una versión de los hechos dada por su embotelladora local, que intentó culpar al propio conductor. Investigaciones posteriores de la UITA sobre este caso han exonerado al conductor y han expuesto un insensible desprecio de la embotelladora y de Coca-Cola Company por la verdad.

En Indonesia, la embotelladora de Coca-Cola Amatil continúa con su prolongado ataque contra los derechos de los sindicatos independientes y democráticos (Se puede leer más aquí).

En Irlanda, Coca-Cola Company cerró dos de sus plantas de concentrado de propiedad directa, ambas fuertemente sindicalizadas, y trasladó la producción a la planta que le quedaba en Ballina, donde se niega a participar en negociaciones colectivas con el sindicato afiliado a la UITA SIPTU.  La negación de Coca-Cola de los derechos de negociación colectiva va en contra de una recomendación del Tribunal Laboral de Irlanda de que SIPTU debería poder "dialogar con la Compañía para negociar los términos y condiciones laborales en nombre de sus miembros". La gerencia de Coca-Cola en Ballina se niega a aceptar esta recomendación de que reconozca los derechos de negociación colectiva del sindicato.

En Estados Unidos, la empresa embotelladora de Coca-Cola en el norte de Nueva Inglaterra gastó más de 330.000.00 dólares estadounidenses en contratar un estudio que asesora en destruir sindicatos para convencer al personal de la planta embotelladora de Greenfield de que no se afiliara a RWDSU/UFCW.

Según el informe de derechos humanos de 2017 de Coca-Cola Company:
"En Coca-Cola Company, respetamos el derecho de nuestros empleados y empleadas a afiliarse, formar o no afiliarse a un sindicato sin temor a represalias, intimidación u hostigamiento".

Los documentos disponibles públicamente del estudio jurídico Bennett Law Firm describen cómo funciona esto en la práctica:
"Representamos a la gerencia en las reuniones de empleados y empleadas con el objetivo de persuadir al grupo de empleados y empleadas de Coca-Cola Bottling Company del norte de Nueva Inglaterra en Greenfield, Massachusetts, para que permanecieran sin sindicato".

Coca-Cola Company solo actuará para reparar estas múltiples violaciones de derechos humanos cuando considere que la marca está amenazada por la exposición pública de su forma de actuar.

Les pedimos que demuestren su apoyo a estos trabajadores y trabajadoras y a la lucha por los derechos en el sistema de Coca-Cola.

PULSE AQUÍ para enviar un mensaje al Director Ejecutivo y Presidente de Coca-Cola, James Quincey, expresando su indignación por estas violaciones continuas de los derechos humanos y exigiendo que la Compañía actúe para repararlas. También se agregará su nombre a una petición que se entregará a Coca-Cola Company.