Home

Nestlé Rusia viola derechos sindicales en venta de fábrica de chocolate Barnaul

10 February 2011 News
Versión para impresora

El 18 de diciembre de 2010 Nestlé Rusia anunció la venta de su planta confitera Altai, ubicada en Barnaul, en Rusia central. La fuerza de trabajo – que es parte de la venta – fue informada el día anterior.

Setecientos trabajadores y trabajadoras serán transferidos al nuevo empleador durante el segundo trimestre de 2011 sin garantía alguna, ni perspectivas de negociación con ellos o sus sindicatos.

La planta Altai se convirtió en parte de Nestlé Rusia en 1998. Durante más de 12 años sus trabajadores han contribuido a la prosperidad de la compañía. Y ahora han sido vendidos – la planta, las marcas y los empleados/as están siendo entregados a una construcción financiera de ultramar llamada Corminus Enterprises Limited, dirigida por un ex ejecutivo de Nestlé Rusia. El destino futuro de la planta y de los trabajadores es de poco interés para Nestlé, con una excepción: el producto más rentable de Altai, chocolates Ruzanna, permanecerá en la cartera de marcas de la empresa.

Hace un mes, el Comité Sindical Nestlé Rusia, que comprende 6 sindicatos locales, escribió a la compañía reclamando negociaciones sobre las futuras consecuencias  para los trabajadores y trabajadoras de Barnaul, incluyendo garantías de empleo continuo y condiciones laborales decentes bajo los nuevos propietarios. La respuesta recibida el 1º de febrero hacía referencia a las obligaciones legales y regulatorias respecto al secreto comercial y a la confidencialidad previa a la venta, pero no incluía referencia alguna a la solicitud de negociaciones abiertas.

Nestlé declara en sus comunicados de responsabilidad social empresarial que su relación con los sindicatos está construida sobre los principios de “apertura y respeto mutuo”. Si esto fuera así, la compañía habría respetado el derecho a información y encontrado una manera de garantizar un trato justo para la fuerza laboral mediante negociaciones con su sindicato. Las garantías de orden social, laboral y sindical debían haber formado parte del acuerdo de venta de la planta Altai.

Esta situación recuerda los acontecimientos en torno a la venta de la planta de galletitas Yarichiv, cerca de Lvov, Ucrania, en el año 2008. El negocio fue vendido a la empresa International Logistics Systems, una compañía que pertenece a anteriores gerentes de Nestlé. También esta vez, Nestlé conservó las marcas más rentables. Bajo continua presión de la organización sindical, Nestlé e ILS garantizaron finalmente empleo y derechos sindicales para los trabajadores de Yarychiv, pero más adelante, las compañías rompieron sus promesas. ILS nunca reconoció a la organización sindical y despidió o reemplazó (con trabajadores subcontratados) 25% de su fuerza laboral incluidos los miembros del comité sindical.