Home

Arreglo Unilever/UITA resuelve conflicto sobre trabajo precario en Lipton Pakistán

27 October 2009 News
Versión para impresora

Una solución negociada entre Unilever y la UITA resolvió el prolongado y difícil conflicto sobre los derechos de los trabajadores precarios de la fábrica de té Lipton/Brooke Bond en Khanewal, Pakistán, propiedad directa de la compañía. Las negociaciones tuvieron lugar bajo los auspicios del Punto Nacional de Contacto del RU, responsable por la aplicación de las Directivas para Empresas Multinacionales de la OCDE. La UITA elevó una presentación ante la OCDE en marzo de este año, como parte de una campaña que generó un vigoroso apoyo internacional para los trabajadores de Khanewal y su contienda.

La fábrica de Khanewal –con solamente 22 trabajadores directamente empleados por Unilever y muchos cientos de puestos descartables para asalariados eventuales, provistos por contratistas de empleo bajo un sistema de "Sin trabajo, sin paga"– se convirtió en un poderoso símbolo de negación de los derechos sindicales fundamentales, mediante la eventualización en gran escala. Los asalariados precarios de Khanewal fueron legalmente excluidos de afiliarse a un sindicato de trabajadores de Unilever y de participar en relaciones de negociaciones colectivas con Unilever como su verdadero empleador.

Bajo los términos del arreglo, Unilever acordó crear 200 puestos más de trabajo directos y permanentes, con retroactividad al 15 de octubre del 2009, cuya selección se basará en antigüedad y prioridad para los miembros del Comité de Acción de Khanewal, quienes lideraron el combate en el ámbito local con el apoyo de la Federación nacional de trabajadores de la alimentación, bebidas y tabaco, afiliada a la UITA. La selección y empleo será supervisado e implementado conjuntamente por Ia UITA y Unilever a nivel nacional.

En virtud que las agencias de contratación de trabajo en muchos casos sistemáticamente incumplieron sus responsabilidades financieras obligatorias hacia los trabajadores que empleaban, así como sus obligaciones legales con los fondos estatales de seguridad social y pensiones, el arreglo comprende pagos directos de sumas globales por parte de Unilever a los trabajadores contratados por agencias (para aquellos que han de ocupar cargos permanentes y para quienes no lo harán), como también garantías de Unilever que se cubrirán plenamente las deudas atrasadas de las responsabilidades obligatorias de los contratistas al estado.

Por su parte, los miembros del Comité de Acción convienen en retirar todas las demandas judiciales, como parte del acuerdo global sobre puestos permanentes de trabajo y el paquete de mayores compensaciones. El arreglo también contiene cláusulas referidas a la no discriminación contra los miembros del Comité de Acción y a plenos derechos de representación para la UITA y sus afiliadas.

Como parte del acuerdo, Unilever se compromete a invertir y continuar sus operaciones en la fábrica de Khanewal.

El Comité de Acción de los trabajadores de Khanewal agradeció calurosamente a los muchos militantes sindicales y defensores de los derechos humanos que en todo el mundo respaldaron su lucha con manifestaciones, mensajes a la compañía, asambleas, piquetes, acciones políticas y otras formas de expresión de solidaridad. Su apoyo fue decisivo.

El Presidente del Comité de Acción, Siddiq Aassi, manifestó: "He trabajado en Unilever Khanewal por más de 20 años, pero nunca imaginé que un día ingresaría a la fábrica como un trabajador permanente". "Para nosotros era un sueño conseguir puestos permanentes en la fábrica de té de Unilever Khanewal", afirmó el Secretario del Comité de Acción, Mukhtar Ahmed. "No tengo palabras para expresar mis sentimientos". Según el Co-secretario del Comité de Acción, Shahzad Saleem, "Nadie en la fábrica ni siquiera en Khanewal puede creerlo - [cuando comenzamos la lucha] la gente nos decía que chocaríamos simplemente contra una roca y seríamos aplastados".

El Secretario General de la UITA, Ron Oswald, comentó: "El acuerdo de Khanewal, sumado a la reciente solución negociada en Rahim Yar Khan, constituyen un gran momento para cientos de nuestros miembros en Pakistán, quienes ahora ocuparán empleos permanentes en Unilever. Reportan una mejor subsistencia para sus familias y cierta dignidad y seguridad en el trabajo. La UITA se enorgullece de haber trabajado con estos valientes miembros que lucharon durante tanto tiempo por estos derechos bajo las más difíciles circunstancias. La buena disposición de Unilever de trabajar constructivamente con nosotros a través del proceso de la OCDE insinúa que podemos esperar un diálogo constante y estructurado con la compañía a fin de abordar futuros desafíos en el seno de este empleador mundial. La UITA está comprometida a hallar formas de comenzar a resolver esos retos 'en la mesa de negociaciones' – una mesa internacional, en lugar de mediante un combate público, o la utilización del proceso relativo a las Normas para Empresas Multinacionales de la OCDE que resultó críticamente valioso en el RU".