Home

¡Arla despide a 100 personas en Dinamarca!

6 February 2012 News
Printer-friendly version

El anuncio de cierre de las fábricas de productos lácteos de Arla en Hjørring y Klovborg, Dinamarca, es ahora oficial. Se pagarán DKK 45.000 a cada empleado o empleada con fines de formación y retención.

La junta directiva de Arla confirmó que va a cerrar las fábricas de productos lácteos de Hjørring en el norte de Jutlandia y Klovborg en la región central de Jutlandia, las dos en Dinamarca. La producción se traslada a Taulov, Dinamarca, que se espera que dé cabida a 43 nuevos empleados y empleadas.

Por su parte, 37 personas pierden sus puestos de trabajo con el cierre de la planta de Klovborg a finales de marzo de este año, a la vez que hay 106 despidos en la planta lechera de Hjørring que Arla espera cerrar a mediados de 2013. Esto significa entonces una pérdida de 100 empleos en Arla en Dinamarca.
Se anunció en abril del año pasado el cierre de las dos plantas. En la misma semana Arla cerró permanentemente la fábrica de productos lácteos de Hirtshals, también en el norte de Jutlandia, es decir que en el norte de Dinamarca se trata de otro revés que Hjørring cierre tan poco tiempo después de haberse detenido la producción en Hirtshals.

Indemnización de DKK 45.000 por persona

El norte de Jutlandia es lo que se denominaría una zona periférica de Dinamarca, y por desgracia tenemos es de esperar que resulte muy difícil encontrar otros puestos de trabajo para los trabajadores y trabajadoras despedidos, señaló el secretario del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación NNF, Poul Erik Faarkrog.

Él ha ayudado a negociar las condiciones de cierre para los empleados y empleadas de Hjørring y Klovborg. Se acordaron fondos de DKK 45.000 por persona, destinados a la formación y retención. Esto comprende el pago de una gratificación a los empleados y empleadas que se queden en su puesto de trabajo a pesar de los cierres inminentes.

Y a continuación, los fondos también se destinarán a la formación de nuevas competencias y a potenciales nuevos puestos de trabajo.
Para muchos de ellos no va a ser en la industria lechera, pero nos centraremos luego en otras posibilidades. Es difícil, pero debemos hacer todo lo posible para ayudar a los que se vean afectados, manifestó Poul Erik Faarkrog.