Home

La presidente ejecutiva de Mondelez recibe una prima de 10 millones de dólares después de menos de tres meses en el cargo.

29 January 2013 News
Printer-friendly version

Irene Rosenfeld, presidente ejecutiva de Mondelez, ha recibido un «premio especial» de 10 millones de dólares estadounidenses en acciones de la nueva compañía, cuando no han pasado ni tres meses desde la escisión de Mondelez de la antigua Kraft Foods Inc.

En el conjunto de documentos que presentó ante los órganos reguladores el 19 de diciembre de 2012, la empresa explicaba que el «premio» se concedía «por su capacidad para prever y llevar a cabo numerosas iniciativas de profunda transformación, tales como la reciente y tremendamente exitosa escisión del negocio de alimentación de la compañía en Norteamérica; por su capacidad para prever los beneficios de estas iniciativas transformadoras para los accionistas; y por situar a Mondelez en una posición que le permitirá ofrecer dividendos notables a sus accionistas en el futuro». La remuneración total de Rosenfeld en 2011 ascendió a 22 millones de dólares.

La remuneración desmesurada de sus directivos no es el único vínculo entre Mondelez y la antigua Kraft; la compañía ha heredado la política de Kraft en lo que respecta a la vulneración de los derechos humanos de sus empleados, una cuestión que se analiza pormenorizadamente en este documento.