Home

Mondelez procura impulsar las ventas de goma de mascar a pesar de encontrarse atascada en una marisma de abusos de los derechos humanos.

13 May 2013 News
Printer-friendly version

“No vamos a cruzarnos de brazos y aceptar que las ventas de goma de mascar sean desalentadoras” dice la Presidente ejecutiva de Mondelez, Irene Rosenfeld, al mismo tiempo que se niega a reconocer la violación de derechos humanos en el despido de 5 dirigentes sindicales de la fábrica de goma de mascar de Alejandría, Egipto.

“La UITA no va a cruzarse de brazos y aceptar el despido arbitrario de dirigentes sindicales por ejercer sus derechos”, dice el Secretario General de la UITA, Ron Oswald.

La UITA adherirá a la tarea, como goma de mascar a la suela de un zapato, hasta que se haga justicia a los trabajadores/as despedidos y Mondelez respete los derechos universales de sus empleados/as.

En tanto, Rosenfeld reconoce los rumores sobre una fusión con Pepsico que podría “liberar valor adicional para los accionistas”.  Si ocurriera una fusión, la UITA exigirá que la nueva compañía se haga responsable de remediar pasadas injusticias.