Home

Mondelez rechaza mediación del gobierno de EE.UU. en controversia ante acusación de vulneración de los derechos humanos

1 November 2013 News
Printer-friendly version

Mondelez rechazó la oferta de mediación del gobierno estadounidense para resolver los conflictos con la UITA por prácticas antisindicales en Egipto y Túnez, que la UITA afirma violan las Directivas de la OCDE sobre Empresas Multinacionales.

El Punto Nacional de Contacto de EE.UU. para las Directivas de la OCDE ofreció sus buenos oficios en respuesta a un alegato presentado por la UITA en marzo de este año. El PNC, cuya evaluación de la presentación y su resultado se encuentra disponible en el sitio web gubernamental in inglés, concluyó que las afirmaciones de la UITA eran, en sus palabras, de buena fe, legítimas,  pertinentes y justificadas. Mondelez respondió a la queja de la UITA negando haber violado las Directivas. En esa etapa del procedimiento el PNC invitó a ambas partes a participar en un proceso de mediación para intentar hallar una solución. La UITA aceptó; Mondelez se negó.

El procedimiento para presentar una reclamación contra una compañía multinacional según las Directivas es un instrumento “no vinculante” (extra judicial). El PNC dejó en claro que “la decisión de participar en este procedimiento no implicará admisión prima facie de una conducta inconsecuente con las Directivas”. El proceso no tiene consecuencia judicial alguna y cada parte puede retirarse en cualquier etapa de la mediación. Si Mondelez actuara con seriedad respecto a la identificación y rectificación de las violaciones de que se los acusa, tienen mucho que ganar de la participación en este proceso.
No obstante, Mondelez lo rechazó.

¿Por qué teme Mondelez dialogar con la UITA, cuando sus competidores del sector alimentos no sólo lo hacen si no que tienen una relación estructurada con la UITA para abordar cuestiones relativas a los derechos?

A pesar del rechazo de Mondelez a la mediación, el PNC recomienda que Mondelez hable con la UITA a fin de resolver los conflictos. ¿Lo rechazará Mondelez, otra vez?