Home

Accidente de trabajo fatal en ingenio azucarero de la India proveedor de PepsiCo

23 October 2014 News
Printer-friendly version

El 8 de agosto falleció un trabajador de la fábrica de azúcar Olam International, en Kolhapur (Maharashtra) India, en un accidente laboral por la caída de bolsas de azúcar, que también ocasionó graves heridas a otros dos trabajadores.

De acuerdo con el sindicato que representa a los trabajadores de la planta, la fábrica tiene un largo historial de accidentes de trabajo. Pero Olam, con sede en Singapur, importante procesadora y comerciante transnacional de productos básicos, recibió el año pasado un préstamo de 120 millones de dólares de la Corporación Financiera Internacional (CFI), el instrumento privado de préstamos del Banco Mundial, entre cuyos criterios de préstamo están ostensiblemente la seguridad, la protección social y ambiental.

En un momento, la CFI tuvo participación en Olam, pero vendió sus acciones en 2007 en respuesta a las denuncias de tala ilegal y destrucción del medioambiente en la República Democrática del Congo. Ahora está de vuelta, en carácter de prestamista. Parte del préstamo de la CFI fue asignado a mejorar las operaciones azucareras de Olam a través de una asociación público-privada con participación de la CFI, Solidaridad y el programa de certificación Bonsucro, que también tiene requisitos de seguridad laboral. Hubo trabajadores migrantes de la construcción que resultaron heridos durante la obra, y el sindicato planteó la cuestión de las condiciones inseguras en la fábrica. No se hizo nada.  Ahora falleció un trabajador.

Los ingenios de Olam abastecen a las principales empresas transnacionales de alimentos en la India, incluida PepsiCo. PepsiCo tiene un código de conducta para proveedores que "espera" que los proveedores "proporcionen condiciones de trabajo seguras y saludables". Cuando el sindicato planteó inquietudes en materia de salud y seguridad, le dijeron que el gerente de la planta había renunciado y no había nadie que asumiera la responsabilidad. ¿La CFI y Bonsucro certifican una dirección fantasma? ¿Esto cumple con las "expectativas" de PepsiCo?

PepsiCo sostuvo que diversas "auditorías" habían determinado que no había violaciones de derechos humanos en sus operaciones de almacenamiento de Bengala Occidental cuando los trabajadores fueron despedidos después de formar un sindicato, y luego dijo que podrían recuperar sus puestos si firmaban falsas declaraciones, declaraban que nunca volverían a pertenecer a un sindicato y dejaban atrás sus tarjetas sindicales cuando volvieran a  los depósitos.

La persecución sindical de sus almacenistas indios coloca a PepsiCo en violación de los requisitos de diligencia debida de los derechos humanos de las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales y de los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos. Su cadena de suministros tiene ahora violaciones adicionales. ¿El Banco Mundial y la peligrosa "asociación" de Bonsucro las van a legitimar?