Home

Las transnacionales mundiales del sector lácteo fortalecen su dominio del mercado

10 July 2017 News
Printer-friendly version

Las transnacionales de productos lácteos están generando resistencia para la próxima crisis mediante adquisiciones, cierres, ampliación de cuota de mercado y diversificación de sus fuentes de abastecimiento de leche a expensas de cooperativas nacionales y locales más pequeñas.

El 3 de julio Lactalis anunció que había comprado, a la rival francesa Danone, la compañía de productos lácteos orgánicos de Estados Unidos, Stonyfield, por  875 millones de dólares. A Danone los reguladores le habían exigido vender Stonyfield después de la compra de WhiteWave Foods por 12.500 millones de dólares. El motivo de ambas compras es el creciente mercado de alimentos más saludables en América del Norte.

La empresa de capitales privados Lactalis ha estado en un camino de rápido crecimiento desde que compró Parmalat en 2011 y luego se abrió camino para tener participación en el mercado indio a través de la compra de Tirumala en 2014. Compró la compañía láctea alemana Omira en mayo de este año por una suma que no se dio a conocer.

Friesland Campina, que ya tiene una fuerte presencia en el Sudeste asiático, adquirió una participación mayoritaria de la empresa láctea pakistaní Engro Foods a principios de 2017.

Arla Foods tiene en la mira a África Occidental y ha expandido sus operaciones mediante uniones empresariales transitorias en Nigeria, Senegal y Cote d'Ivoire Mientras tanto, Arla anunció el 3 de julio que cerrará Lillebaet Dairy en Dinamarca en 2019, afectando 66 puestos de trabajo.

La empresa láctea alemana DMK está respondiendo a los desastrosos bajos precios de la leche de los últimos años con tres cierres de plantas al costo de 270 puestos de trabajo.

A medida que la volatilidad del precio de la leche y la inestabilidad laboral se convierten en una característica permanente de un sistema manipulado a favor de los comerciantes mundiales de productos básicos, los principales procesadores de alimentos y las grandes cadenas minoristas, las transnacionales del sector lácteo fortalecen su dominio en cada crisis climática y financiera.