Publicado: 07/10/2020

En una entrevista con la región de América Latina de la UITA, el presidente nacional de la Unión de trabajadores y trabajadoras de la Industria de la Cerveza, Bebidas, Alimentos, Malta y Similares (USTIAM) expuso las dificultades que enfrenta la organización con la dirección colombiana del gigante cervecero AB InBev (Bavaria).

-¿Qué está pasando en AB InBev Colombia?
- "Laempresa está despidiendo sistemáticamente a trabajadores y trabajadoras, tanto en forma de despidos directos sin causa justificada como presionando a trabajadores y trabajadoras para que renuncie y dé la apariencia de retiros "voluntarios". De esta manera ha ido diezmando al sindicato porque muchos de los despedidos o forzados a marcharse forman parte de nuestra organización. Además, no reconoce a la USTIAM: por lo que cuando se producen estos despidos la dirección se dirige directamente a la trabajadores y trabajadoras sin pasar por su sindicato.

-¿Qué medidas tomaron antes de esto?
"Los sindicatos nos pusimos en contacto con el presidente de AB InBev en Colombia en el mes de abril para tratar los temas pendientes; entre ellos los relativos a la pandemia, pero hasta la fecha no hemos tenido ninguna respuesta significativa. Nos envió representantes de las áreas de Recursos Humanos y Jurídica con quienes no hemos podido establecer un diálogo constructivo y serio. Están retrasando la solución de los problemas de trabajadores y trabajadorasy en este momento es una situación preocupante. Creemos que quieren atacar al sindicato, entre otras cosas porque han despedido a miembros del sindicato sin causa justificada, entre otras violaciones de nuestros derechos sindicales."
- Desde cuándo es esta situación y cuántos trabajadores y trabajadoras han sido despedidos?
"Desde 2016 y en lo que va de año ya ha habido más de 40 despidos, la mayoría de ellos eran miembros de nuestro sindicato. Esa es una de las formas de atacar al sindicato. La otra es que la patronal colombiana trata de desprestigiar a la USTIAM con métodos muy sutiles: Por ejemplo en las reuniones la gerencia se compromete a cumplir en torno a un determinado tema que concierne a trabajadores y trabajadoras y luego lo incumple, dejando ver que estamos engañando a nuestros afiliados y generando miedo en el resto de la plantilla.

- ¿Siempre ha sido así?
"Baviera nunca fue fácil, pero desde que llegó AB InBev, la presión sobre trabajadores y trabajadoras y el sindicato ha aumentado. Fue en 2020 cuando la situación se complicó. El año pasado, durante el proceso de negociación colectiva, trabajadores y trabajadoras votó a favor de la huelga, se firmó inmediatamente un acuerdo y se aprobó una cláusula complementaria por la que no habría represalias contra quienes hubieran participado en la votación de la huelga. Este acuerdo se rompió cuando la dirección empezó a despedir a miembros del sindicato este año. Seguimos exigiendo un diálogo serio y respetuoso".

-¿Habéis presentado una queja ante la autoridad laboral?
"Sí. Entre enero y febrero advertimos al Ministerio de Trabajo, a través de una carta sobre el incumplimiento de esta cláusula y hasta ahora no hemos recibido respuesta. Lo que pedimos es que AB InBev abra un espacio de diálogo serio y respetuoso y deje la posición intransigente que tiene hoy.

Además, exigimos la reincorporación de los despedidos trabajadores y trabajadoras porque son trabajadores y trabajadoras con años de trabajo en la empresa y con un historial impecable, que nunca han recibido ningún tipo de amonestación por su rendimiento laboral.

Esta política sistemática de despido sin causa justa de AB InBev no se lleva a cabo en una sola ocasión de forma masiva. Cada dos meses la dirección saca a dos o tres sindicalizados trabajadores y trabajadoras y de esta manera debilita al sindicato.

Por eso pedimos a la empresa matriz que interceda y encuentre una solución a este problema".

Puede leer la noticia original en español aquí.