Publicado: 13/06/2024

Personal agrícola de las granjas Highline Mushrooms en Columbia Británica se están sindicalizando, uniéndose a la afiliada de la UITA United Food and Commercial Workers (UFCW) Canada. La industria del champiñón se basa principalmente en la mano de obra de personas trabajadoras migrantes que trabajan largas y agotadoras horas, cobrando a destajo o apenas superando el salario mínimo. A través de una compleja estructura empresarial, Highline Mushrooms es una filial del conglomerado Sumitomo, de capital japonés, que también posee el gigante agroalimentario Fyffes, que se ha comprometido a defender los derechos humanos y laborales en sus principios empresariales, incluidas las promesas fundamentales sobre el respeto de los derechos laborales fundamentales de personas trabajadoras basados en la libertad de asociación según la definición de la OIT.

  • El personal de Highline Mushrooms reivindica su derecho laboral fundamental a afiliarse a un sindicato y negociar colectivamente; si lo consigue, será el mayor grupo de personal agrícola que se afilie a un sindicato en la historia de Canadá.
  • Las personas empleadas en la agricultura son algunas de las más vulnerables en Canadá, ya que están desprotegidas mientras trabajan para conglomerados agroalimentarios internacionales valorados en miles de millones.
  • La industria canadiense del champiñón genera más de 650 millones de dólares anuales, con más de 250 explotaciones que dan empleo a más de 5.000 personas
  • Personal de Fyffes y miembros de STAS, afiliada a la UITA, también están haciendo campaña por los derechos sindicales y la protección de la salud y la seguridad en las plantaciones de melones de Honduras.

Shawn Haggerty, Presidente Nacional de UFCW Canadá, declaró: "Apoyamos a quienes trabajan en Highline Mushrooms, por su valentía y determinación a la hora de hacer valer sus derechos laborales fundamentales, a pesar de las numerosas dificultades. Los derechos laborales son derechos humanos, y UFCW Canadá estará a su lado en su esfuerzo por mejorar su lugar de trabajo -y su sector- a través de la negociación colectiva".

 

Apoyamos a quienes trabajan en Highline Mushrooms, por su valentía y determinación a la hora de hacer valer sus derechos laborales fundamentales, a pesar de las numerosas dificultades. Los derechos laborales son derechos humanos, y UFCW Canadá estará a su lado en su esfuerzo por mejorar su lugar de trabajo -y su sector- a través de la negociación colectiva.
Shawn Haggerty, Presidente Nacional, UFCW Canadá