A pesar de la impresionante represión, miles de personas continúan saliendo a las calles, y las trabajadoras y los trabajadores continúan sus acciones en el lugar de trabajo en protestas contra la reelección fraudulenta de  Alexander Lukashenko.

Al menos cuatro personas han muerto y cientos han resultado heridas durante las protestas. Importantes figuras de la oposición fueron secuestradas y terminaron en la cárcel. Se convoca a dirigentes sindicales independientes a reuniones con la oficina del gobierno para combatir el crimen organizado (¡!) y se les amenaza con ir a juicio si los trabajadores y las trabajadoras continúan sus protestas, sus medidas de ralentización y otras medidas sindicales en apoyo al movimiento democrático. A Liza Merliak, secretaria internacional del sindicato independiente BITU, afiliado a la UITA, la llevaron presa la semana pasada pero luego la liberaron.

El 10 de septiembre, el Comité Ejecutivo de la organización regional europea de la UITA, UITA-EFFAT, manifestó su pleno compromiso con la lucha por la democracia y los derechos laborales en Belarús y pidió a la Unión Europea y a sus Estados miembros que utilizaran todos los medios posibles para presionar a las autoridades de ese país a fin de que liberen a todas las personas presas por motivos políticos y pongan fin a la violencia contra sus ciudadanos y ciudadanas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La UITA se ha unido a LabourStart, a los sindicatos independientes de Belarús y a otras organizaciones sindicales internacionales en un llamado al Cese de la violencia – en defensa de la democracia y los derechos humanos. PULSE AQUÍ para apoyar la campaña.