IUF logo; clicking here returns you to the home page.
UITA
Unificando los trabajadores agroalimentarios y de hostelería en todo el mundo


Smithfield Foods inicia un amplio proceso judicial contra los sindicatos estadounidenses

Incluido en el sitio web de la UITA el 29-Oct-2007

Comparte este artículo con otras personas interesadas



Sólo dos días después de retirarse de las negociaciones con United Food and Commercial Workers Union (UFCW), (pulse aquí para leer los antecedentes), Smithfield Foods inició un amplio proceso judicial contra la organización sindical estadounidense y algunos de sus aliados. La acción judicial fue formalizada según la ley RICO - Racketeer Influenced and Corrupt Organizations (Organizaciones Corruptas y bajo la influencia del Chantaje), legislación originalmente proyectada para combatir a los sindicatos del crimen organizado de los EE.UU. y alega que los esfuerzos de UFCW para obtener apoyo público para los trabajadores/as de Tar Heel constituye un intento de extorsión. UFCW pretende combatir enérgicamente estos alegatos sin fundamento. A continuación, la declaración oficial del sindicato sobre el proceso judicial. La Campaña [email protected] en favor de obtener justicia para los trabajadores/as de Tar Heel continúa.

DECLARACIÓN DE UNITED FOOD AND COMMERCIAL WORKERS INTERNATIONAL UNION (UFCW) SOBRE EL INFUNDADO PROCESO JUDICIAL INICIADO POR SMITHFIELD FOODS

"Washington DC-Litigio Smithfield Foods' contra UFCW no constituye una sorpresa, considerando las violaciones de la ley cometidas por la compañía durante más de una década.

Las violaciones cometidas por la compañía contra los trabajadores/as, en su planta de Tar Heel, en Carolina del Norte, están muy bien documentadas en registros públicos, incluidos despidos ilegales, intimidaciones, ataques, utilización de epítetos racistas y espionaje de los trabajadores. En dos ocasiones los trabajadores/as intentaron elegir representación sindical en la planta Tar Heel y las dos veces la empresa reprimió sus derechos violando la ley.

El internacionalmente aclamado y ampliamente respetado Human Rights Watch publicó en dos oportunidades informes que citaban a Smithfield por abuso sistemático de los derechos laborales.

En la cercana planta Wilson de Smithfield's, la empresa actuó con similar mala conducta al impedir que los trabajadores/as lograran obtener representación sindical.

Una serie en el New York Times, ganadora del Premio Pulitzer, expuso de qué manera la compañía alimentaba las tensiones raciales entre trabajadores caucásicos, afro-americanos y latinos.

La compañía ha sido citada y multada por la EPA y por el Departamento de medio ambiente y Recursos naturales de Carolina del Norte.

Es más que irónico que Smithfield desee ahora recurrir a la ley para protegerse de que su conducta abusiva quede expuesta ante el público. La medida de la empresa constituye una hipocresía de máximo orden, procurando esconderse detrás de un frívolo proceso judicial que también toma como blanco a dirigentes comunitarios y religiosos por intervenir en defensa de los trabajadores/as de Smithfield's Tar Heel.

En efecto, el pleito de Smithfield procura evitar la interposición de recursos ante organismos nacionales y estatales con reclamaciones.

Procura evitar que las organizaciones informen al público y le pidan que apoyen las causas.

Procura evitar que los consumidores se enteren acerca de las condiciones laborales que existen en los lugares en que se producen los productos que ellos compran.

Procura etiquetar a los funcionarios públicos nacionales, estatales y locales así como a líderes comunitarios y religiosos como inconscientes incautos embaucados por UFCW debido a que apoyan la causa de la justicia en la planta Smithfield en Tar Heel. Procura evadir su responsabilidad por las violaciones empresariales del derecho federal de los trabajadores a la libertad sindical.

Es verdaderamente vergonzoso que Smithfield esté dispuesta a gastar millones de dólares en costosos abogados y frívolos pleitos en lugar de dedicar los recursos necesarios a proporcionar mejoras fundamentales en materia de salud y seguridad a los trabajadores/as de Tar Heel.

En concierto con otras poderosas corporaciones, Smithfield Foods ha ayudado a destripar la legislación laboral en este país. Y ahora estas gigantescas corporaciones están intentando exacerbar aún más el desequilibrio entre trabajadores y empresas.

El litigio judicial Smithfield es un ataque a los valores fundamentales de los estadounideses. De hecho, lo que realmente procura es asegurar que sólo se escuchen las voces de los poderosos. O sea, que la conducta empresarial es privilegiada e irreprochable y que los trabajadores, consumidores y comunidades a las cuales las corporaciones pretenden servir no tienen voz alguna en cómo una empresa trata a sus trabajadores o a las comunidades en que viven. Como los paracaídas dorados que los ejecutivos reciben independientemente de su responsabilidad por las malas decisiones comerciales, Smithfield se niega a ser considerada responsable por su irresponsable incumplimiento de la ley.

UFCW continuará exponiendo agresivamente el irresponsable comportamiento empresarial de Smithfield cada vez que ocurra. UFCW continuará trabajando con líderes comunitarios y religiosos y funcionarios electos, en esta causa. UFCW no se dejará amedrentar por un proceso judicial sin fundamento, y continuará luchando en favor de justicia para los trabajadores/as en la planta Tar Heel de la empresa".