Home

Violación de los derechos humanos por parte de Unilever otra vez en la mira – UITA presenta queja ante el gobierno del RU

2 July 2012 Feature
Versión para impresora

Durante 5 largos años se ha denegado a los trabajadores y trabajadoras de la fábrica Unilever Doom Dooma, en Assam, India, el derecho de elegir libremente el sindicato para representarlos en la negociación de los términos y condiciones de su empleo. En el año 2010, en un acuerdo firmado entre la UITA y Unilever, bajo los auspicios del gobierno británico se establecieron los procedimientos para corregir esta situación. Los trabajadores/as debían tener la posibilidad de elegir su sindicato en condiciones de seguridad y anonimato; los resultados deberían ser verificados por un tercero elegido de mutuo acuerdo. El sindicato mayoritario negociará el nuevo convenio colectivo, cuando el acuerdo amañado por la empresa y la organización sindical que fue creada en el curso del brutal cierre forzoso del 2007 expire este año.

Este fue un claro compromiso de Unilever, con suficiente tiempo para su ejecución. Desde que se firmó el acuerdo, la dirección de Unilever ha participado en una interminable serie de retrasos y provocaciones para asegurarse que este acuerdo no se lleve a cabo. Más recientemente, el 19 de junio, la dirección india de Unilever orquestó una peligrosa provocación para mostrar su desprecio por los trabajadores, su sindicato y el acuerdo firmado con la UITA. La compañía se prepara a firmar un nuevo acuerdo con una organización ilegítima, a fin de imponer la negación de derechos por lo menos otros 4 años.

El 20 de junio, la UITA presentó una queja formal ante el Punto Nacional de Contacto del RU para las Directivas OCDE sobre Empresas Multinacionales, exigiendo que Unilever asuma responsabilidad por sus repetidas violaciones de los derechos humanos. Esta última queja contra Unilever eleva a 10 el número de casos presentados contra la compañía por violación de las Directivas, lo que la convierte en poseedora del récord empresarial.

La UITA combatirá con todos los recursos disponibles para asegurar que los derechos de sus miembros en Doom Dooma, como en cualquier otra parte, sean plenamente respetados.