Home

Coca-Cola se está convirtiendo en un abusador en serie de derechos humanos: en Haití, Indonesia, Irlanda, Filipinas y Estados Unidos

14 June 2018 Urgent Action
Versión para impresora

Se acumulan abusos contra los derechos humanos en  Coca-Cola Company, lo que convierte a Coca Cola en un infractor en serie cuando se trata de no respetar los derechos humanos de los trabajadores y actuar para reparar los abusos. El derecho de todos los trabajadores y trabajadoras a formar un sindicato, afiliarse y ser representados por él para la negociación colectiva es un derecho humano fundamental reconocido internacionalmente. PULSE AQUÍ PARA ENVIAR UN MENSAJE a Coca-Cola Company.

En Indonesia, la embotelladora de Coca-Cola Amatil continúa con su prolongado ataque contra los derechos de los sindicatos independientes y democráticos. (Se puede leer más aquí).

En Haití, su embotelladora La Brasserie de la Couronne sigue negando sistemáticamente a los trabajadores su derecho a formar un sindicato y a ser representados por el mismo.(Se puede leer más aquí – sólo en inglés).

En Filipinas, la mayor embotelladora de Coca-Cola, FEMSA,  viola los derechos fundamentales mientras destruye brutalmente el empleo. Los despidos masivos con poca explicación o justificación han estado acompañados por una negativa a entablar negociaciones colectivas valederas con la Federación de Sindicatos de Coca-Cola (FCCU) que representa a la mayoría de los trabajadores y trabajadoras de Coca-Cola en ese país. (Se puede consultar más información aquí) – sólo en inglés.

En Estados Unidos, Coca-Cola Bottling Company del norte de Nueva Inglaterra contrató a una costosa consultora que declara públicamente: "Representamos a la dirección en reuniones de empleados con el objetivo de persuadir al grupo de empleados en Coca-Cola Bottling Company del norte de Nueva Inglaterra en Greenfield, Massachusetts para que permanezca sin sindicato".

Si bien la UITA le ha informado repetidamente sobre estas continuas violaciones de derechos, Coca-Cola Company no ha tomado medidas que tengan algún valor para reparar los abusos. El fracaso sistemático de la diligencia debida en materia de derechos humanos de Coca Cola, la convierte en cómplice de estos abusos y en abusadora de derechos por derecho propio.

Los abusos no se limitan al sistema de embotellado. En Irlanda, Coca-Cola Company había cerrado anteriormente una planta propia de concentrado de su propiedad directa (donde se fabrica el jarabe de "fórmula secreta") en Drogheda y hace poco anunció el cierre de una segunda planta sindicalizada en Athy, mientas se niega a entablar un diálogo formal en la otra planta de concentrado en Ballina, donde una gran cantidad de trabajadores de producción desean ser representados por la afiliada a la UITA SIPTU.

Únase a los miembros de la UITA en Coca-Cola para exigir a  Coca-Cola Company que solucione la creciente cantidad de violaciones de los derechos humanos dentro del sistema de Coca-Cola. 

PULSE AQUÍ PARA ENVIAR UN MENSAJE a Coca-Cola Company.