Home

PepsiCo rechaza oferta del gobierno de EE.UU. para mediar en el conflicto de India - ¿Qué es lo que PepsiCo teme tratar?

6 June 2014 Urgent Action
Printer-friendly version

Familiesofactioncommittee1

PepsiCo, la compañía gigante de bocadillos y bebidas con sede en EE.UU., ha rechazado la oferta del gobierno estadounidense de colaborar en la mediación del conflicto con la UITA referido a violaciones de los derechos humanos en las operaciones de sus depósitos en Bengala Occidental, India. ¿Por qué tiene la compañía temor de dialogar con la UITA? ¡PULSE AQUÍ PARA ENVIAR UN MENSAJE A PEPSICO!

Entre el 5 de enero y el 30 de abril de 2013, 162 trabajadores/as de un total de 170 empleados en tres depósitos exclusivamente contratados por PepsiCo en Bengala Occidental fueron despedidos u obligados a renunciar sólo como consecuencia de ejercer sus derechos a afiliarse a un sindicato. En mayo de 2013, se les permitió retornar al trabajo pero con condiciones que los despojan de sus derechos humanos. 

A pesar de las amenazas, hostigamiento y penuria económica, 28 de estos trabajadores/as injustamente despedidos se negaron a renunciar a sus derechos. En agosto de 2013, formaron el Comité de Acción de Trabajadores de PepsiCo (Frito-Lays) e intensificaron la campaña. En noviembre, la UITA elevó una queja formal contra la compañía ante el Punto Nacional de Contacto (PNC) del gobierno de EE.UU. para las Directivas de la OCDE sobre Empresas Multinacionales. La UITA alegó y documentó múltiples violaciones de las Directivas, en particular de los capítulos relativos a los derechos humanos y al empleo y relaciones laborales. 

El PNC aceptó la presentación y ofreció a ambas partes la oportunidad de procurar una solución con la cooperación de un mediador. La UITA acogió con beneplácito la oferta; PepsiCo le dio la espalda.

El motivo oficial declarado por la compañía al PNC se puede leer en el sitio web del PNC http://www.state.gov/documents/organization/226493.pdf. Las supuestas razones de PepsiCo para rechazar la mediación son contradictorias, evasivas y, en opinión de la UITA, una abierta confirmación del rechazo de la compañía a cumplir la “debida diligencia de los derechos humanos” – esencialmente, el proceso de identificar y remediar las violaciones reales o potenciales a los derechos humanos–  requeridas por las Directivas a las empresas transnacionales. La negativa de PepsiCo a la mediación significa que la compañía continúa infringiendo las Directivas.

PULSE AQUÍ PARA REMITIR UN MENSAJE A PEPSICO exigiendo la reincorporación incondicional de los 28 trabajadores/as con remuneración retroactiva total y pleno reconocimiento de sus derechos sindicales, así como la reparación de las infracciones a los derechos humanos mediante el diálogo con la UITA.