Home

Volatilidad de los precios de la leche y destrucción de puestos de trabajo

22 May 2017 News
Printer-friendly version

El Sindicato Nacional de Trabajadores de Australia (NUW, por su sigla en inglés) luchará contra el cierre programado de fábricas de lácteos en Kiewa, Rochester y Edith Creek en un esfuerzo por salvar 360 puestos de trabajo y proteger a las comunidades rurales.

Al igual que Sancor en Argentina, Murray Goulburn es una cooperativa Australiana que atraviesa una crisis financiera. Se ha visto obligada a cancelar las deudas de cientos de proveedores agrícolas después de exigir primero que realizaran pagos demoledores a la cooperativa cuando los precios de remisión se encontraban bien bajos en 2016.

Y si bien la mala gestión ha influido en estas crisis, los bajos precios de la leche causados por el exceso de oferta mundial y el inmenso poder de negociación de los conglomerados minoristas y de procesamiento de alimentos está devastando la vida de los pequeños productores y trabajadores.

Mientras ATILRA (Argentina) y NUW (Australia) luchan en representación de sus miembros, los gobiernos tienen el deber de regular en el interés de sus ciudadanos.  Un sistema de gestión de la oferta lechera que generara mayor estabilidad en los precios preservaría los medios de subsistencia y proporcionaría un trato más justo a los trabajadores y trabajadoras lácteos. Un sistema así es lo que tiene Canadá, que se encuentra bajo implacable ataque de los poderosos partidarios de la liberalización del comercio, pero cuenta con la fuerte defensa que llevan adelante las afiliadas de la UITA en ese país.