Publicado: 28/09/2020

Odilia Caal Có, dirigente local de una rama de la Federación Sindical de Trabajadores de la Alimentación, Agroindustria y Similares (FESTRAS), afiliada a la UITA, fue brutalmente golpeada a principios de este mes en un ataque que la dejó con múltiples lesiones, incluida una costilla rota. El ataque tuvo lugar en una zona de procesamiento de exportaciones (maquiladora) en las instalaciones de Winners Textil.

Odilia y otros dirigentes sindicales estuvieron presentes para dar la bienvenida a un grupo de trabajadores y trabajadoras despedidos injustamente hace dos años y reincorporados por sentencia judicial. Sin embargo, la empresa ya había difundido historias de miedo que decían que la reincorporación y el pago retroactivo de los salarios supondrían el cierre de la planta. Algunos empleados, entre ellos el director de recursos humanos, llevaron a Odilia por la fuerza a una oficina administrativa y la golpearon brutalmente hasta que firmó una declaración en la que se retiraba del sindicato.

Esta es la segunda vez que Odilia es agredida. El 10 de marzo de 2020, dos miembros del sindicato pro patronal irrumpieron en la oficina del sindicato y la agredieron a ella y a una sindicalista embarazada de cinco meses. "La dirección de la empresa es extremadamente violenta y hará cualquier cosa para destruir el sindicato", advirtió FESTRAS.
Según la OIT, Guatemala es uno de los países más peligrosos para los sindicalistas. La UITA, a través de su organización regional, Rel UITA, sigue de cerca la situación y pide que se persiga a los autores de la violencia.

Para leer más: http://www.rel-uita.org/guatemala/we-are-all-odilia-caal-co/, http://www.rel-uita.org/sindicatos/para-muestra-basta-un-boton/

 

la dirección de la empresa es extremadamente violenta y hará cualquier cosa para destruir al sindicato
FESTRAS